Cirugía bariátrica, una nueva forma de perder peso

Es importante resaltar que la presencia de mucha grasa abdominal puede provocar algunas enfermedades como diabetes, triglicéridos, presión alta, problemas cardiovasculares entre otros tantos. Pero hoy es posible eliminar parte de ese peso con un procedimiento, del cual te vamos a contar todo lo que necesitás saber.

Este procedimiento es la Gastroplastia, también llamada cirugía bariátrica, cirugía de la obesidad o cirugía de reducción de estómago, y como el nombre lo dice es una plástica en el estómago que tiene como objetivo la reducción de peso en personas con el IMC índice de masa muscular muy elevado.

Este tipo de cirugía está indicada, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para pacientes con el  IMC por encima de 35 Kg/m² que tengan complicaciones como apnea del sueño, hipertensión, diabetes, aumento de grasa en la sangre y problemas articulares, también es recomendada para pacientes con el IMC superior a 40 Kg/m² que no hayan perdido peso después de dos años de tratamiento clínico, incluyendo el uso de medicamentos.

Existen tres tipos básicos de cirugías bariátricas: restrictivas, mixtas y malabsortiva. Las cirugías que solo disminuyen el tamaño del estómago son llamadas restrictivas (Venda Gástrica Ajustable, Gastroplastia Vertical con vendaje o Cirugía de Mason y la Gastroplastia Vertical en “Sleeve”). La pérdida de peso se hace por medio de la reducción de la ingesta de alimentos. Existen también las cirugías mixtas, en las cuales la reducción del tamaño del estómago y un desvío del tránsito intestinal. Con este tipo de procedimiento hay una reducción de la ingestión y una disminución de la absorción de los alimentos. Las cirugías mixtas pueden ser predominantemente restrictivas (derivación gástrica con o sin anillo) y predominantemente malabsortivas (derivaciones biliopancreáticas).

Antes de la cirugía todo paciente debe ser evaluado individualmente, siendo sometido a análisis clínicos y laboratoriales. La evaluación sicológica también es parte de los procedimientos pre-operatorios obligatorios.

Desde el punto de vista nutricional, los pacientes sometidos a  la cirugia bariátrica deberán ser orientados de por vida, con el objetivo de recibir indicaciones específicas para la elaboración de una dieta apropiada. Cuanto más malabsortiva es la cirugía, mayores son las chances de complicaciones nutricionales como anemias por deficiencia de hierro, vitamina B12 o ácido fólico, deficiencia de vitamina D y calcio y hasta desnutrición, en las cirugías más radicales.

La cirugía antiobesidad es un procedimiento complejo y presenta riesgo de complicaciones. La intervención impone un cambio fundamental en los hábitos alimentarios. Por lo que es primordial que el paciente conozca muy bien el procedimiento y sus riesgos, como así también los beneficios. Algunos pacientes que han perdido una significativa cantidad de peso tendrán que pasar por una cirugía plástica para retirar el exceso de piel.

Es además importante mencionar que si no se lleva un riguroso cambio de hábitos alimenticios, la persona sometida al procedimiento puede volver a engordar, aunque se puede realizar una segunda operación lo ideal es mantenerse en el peso adecuado.