Ángulos fotográficos

Una de las técnicas que comúnmente se usa para dar más importancia a un sujeto o resaltar las características del mismo es cambiar el ángulo desde el que hacemos la foto, existen varios tipos de ángulos que podemos usar, dependiendo de lo que querramos lograr, acá te contamos cuáles son:

 

Normal

Este ángulo es ese en el que la cámara está paralela al piso. Es el ángulo que más usamos cuando hacemos fotos de pie. Da sensación de estabilidad y siempre la hacemos a la altura de los ojos. Uno de los errores al usar este tipo de ángulo es haciendo fotos de niños a nuestra altura, por lo que lo ideal sería ponernos a su misma altura para obtener una foto gloriosa.

Picado

Aquí, la foto se toma a una altura mayor a la del objeto de la foto. Este ángulo disminuye el peso visual de los objetos o sujetos de la fotinga. Si lo usamos en paisajes se puede conseguir reducir la presencia del fondo. Además, si queremos hacer fotos urbanas donde se vea todo, este es el ángulo que nos va a permitir captar mejor el movimiento de la ciudad. Para retratos de personas no es el adecuado ya que este ángulo representa a un sujeto débil o inferior (a no ser que esa sea la intención claro).

Contrapicado

Este plano es todo lo contrario al picado. Nos encontramos a una altura inferior a la de los elementos de la escena. Con el contrapicado conseguimos que los objetos o personas bajas parezcan mayores o más altas. Con estos ángulos conseguimos invertir el sentido de las proporciones con unos resultados bastante impresionantes. En el caso del retrato de personas, conseguiremos una apariencia fuerte o superior, especialmente para sacar fotos a gente petiza, así que si tu novio es bajito, ya sabés que ángulo usar.

Cenital

Colocamos la cámara desde arriba, totalmente perpendicular al suelo. El ángulo cenital es muy usado en producciones cinematográficas o tomas desde helicóptero para grabar extensiones muy grandes. O los mapas por satélite son el ejemplo más representativo de ángulo cenital.

Déjanos tu comentario