Alimentos fermentados: todo lo que necesitas saber

No es nuevo que existan miles de soluciones para quienes desean una alimentación saludable. Puedes reemplazar alimentos por otros más sanos o agregar más a tu rutina. Una de las formas de mejorar tu alimentación es agregando alimentos fermentados, ya que asisten a tu sistema inmunológico, tu metabolismo y cuida tu sistema intestinal. Acá te damos algunos ejemplos de alimentos fermentados para incorporarlos a tu menú:

 

 

  • Kefir

 

Entre los fermentados, comencemos con el kéfir. Como esta un poco de moda, atrae la atención de los nutricionistas y talvez, ya has oído hablar de él. Se puede encontrar en cereales o como bebida fermentada. Al igual que el coliflor, el kéfir es muy digestivo y cualquier individuo puede introducirlo en cualquier dieta. Con el poder de mejorar la inmunidad del organismo, el probiótico se puede consumir con panes, ensaladas e incluso postres. Originario de la región de Europa del Este y Asia Occidental, su nombre varía según la ubicación. 

 

  • Kombucha

 

Otro miembro del grupo de los alimentos fermentados, es la famosa kombucha, que también es tendencia. Popular en los Estados Unidos, es excelente para regular el cuerpo y aumentar tu energía. Al igual que el kéfir, la kombucha está compuesta por una serie de bacterias y levaduras, pero son buenas para la salud. Por lo tanto, su forma de preparación es similar a la del kéfir, pero en lugar de utilizar la leche como ingrediente fundamental, es preferible utilizar té negro. Algunos de sus beneficios son la disminución del estrés y ayuda contra la depresión. También puede combatir el insomnio y la presión arterial. 

 

 

  • Picles

 

Apuesto a que ya dejaste el picle en la esquina de tu plato. Amados por algunos y odiados por otros, los picles ofrecen muchos beneficios para la salud. Son considerados una buena fuente de probióticos. Los encurtidos o el jugo de encurtidos pueden ser útiles para prevenir las náuseas, aliviar los dolores musculares y aportar nutrientes al organismo. Además, también es importante para las articulaciones y la presión arterial.

 

 

  • Chucrut

 

El chucrut es repollo sazonado, que debe fermentarse antes de ser servido. Es rico en vitaminas y, por lo tanto, muy bienvenido para el organismo. Se cree que fue creado en China, hace 2.000 años. Durante este período, se utilizaron alimentos fermentados para evitar que los alimentos se echen a perder. Actualmente es muy consumido en Alemania. Debido a que es un probiótico natural, también es muy digerible cuando se consume. Además de ser digerible, el chucrut estimula el sistema inmunológico, aporta nutrientes y ayuda a reducir el estrés cotidiano.

 

 

  • Kimchi

 

El Kimchi es una comida típica coreana. Para que tengas una idea, el kimchi es tan importante para la cocina asiática, que lo consumen hasta tres veces al día. Apareció alrededor del siglo VII, cuando era muy difícil conservar las verduras debido al frío extremo. Una de las estrategias de conservación fue salar la verdura, pero poco a poco se fueron incorporando otros ingredientes. Hasta entonces, alrededor del siglo XVIII, incluían pimiento rojo, ingrediente clave del kimchi. Es un gran alimento para quienes quieren adelgazar y proteger su salud. Además, el kimchi tiene un alto contenido en fibras, vitaminas (A, B1, B2 y C), hierro, calcio y las famosas bacterias buenas, que ya hemos visto, encargadas de regular el intestino.