Ahorrando energía, ahorrando dinero – Parte 2

Cómo ya habíamos visto en el artículo anterior, la energía que consumimos con los electrodomésticos en el hogar puede ser una gran villana con nuestra economía, por lo que el uso eficiente de la energía se puede convertir en un gran amigo de nuestra billetera, veamos aquí más tips de cómo ahorrar más y mejor.

Tips para usar el lavarropas y la secadora de ropas

Muchas veces debido al mal tiempo o a la falta de espacio nos vemos obligadas a contar con una secadora de ropa, que se ha convertido en un electrodoméstico hoy en día de primera necesidad, y su uso va de la mano con el lavarropas, lo ideal es que cuan vayamos a lavar la ropa, llenemos primero el tanque antes de hacerla funcionar, siempre que sea posible debemos lavar la ropa en frío, ya que a mayor temperatura, mayor gasto. Evitar centrifugar varias veces, con una vez basta y sobra; también es importante mantener los filtros tanto del lavarropas como del secarropas limpios, para evitar el doble trabajo de las máquinas; en verano y cuando no llueve evitemos en lo posible usar la secadora, una buena opción para quienes no cuentan con espacio son esos tendederos de metal que tiene patitas y se pueden poner hasta en la sala.

Ahorrar en el uso de la iluminación

No dejar la luz prendida. Si vamos a salir de un cuarto, simplemente apaguemos la luz, aunque vayamos a volver en apenas unos minutos. La única excepción son los tubos fluorescentes, que en el caso de que vayan a estar apagados menos de 2 minutos es mejor dejarlos prendidos.

Otra opción también es la de usar focos de bajo consumo, en vez de focos comunes, que por otra parte ya dejan de fabricarse. Los primeros gastan un 75% menos de electricidad. Aprovechemos la luz diurna lo más que se pueda.

Ahorrando en aparatos electrónicos

Este tipo de aparatos usan cerca del 18% del gasto total, con el televisor como la principal fuente de consumo. 

El mejor consejo en estos casos pasa por el famoso ‘stand-by’ que permite encender después el aparato a través del control remoto. Si queremos ahorrar es recomendable no utilizar este sistema, ya que con él se sigue consumiendo electricidad. Esto también se aplica a los cargadores de celulares y notebooks, por ejemplo.

En invierno y verano

La llegada del frío, aunque en nuestro país bastante breve, y el calor reinante prácticamente el año entero hacen de vida o muerte gastar energía tanto para calentar la casa o para enfriarla. En ambos casos, el termostato del Acondicionador  se convierte en una herramienta imprescindible para controlar la temperatura y gastar menos energía. 

Ahorrar electricidad en invierno

Bueno, la verdad es que nuestras casas no están preparadas para el invierno y por lo general recurrimos a los calentadores de cuarzo o de resistencia, y muchas veces es difícil mantener el calor en todos los cuartos de la casa, entonces para tratar de ahorra al máximo posible, nuestras casas tiene que estar lo más aisladas posible para evitar que el calor escape. Las habitaciones donde nos concentramos más como la sala o la cocina, deben mantenerse cerradas al usar el calentador, ya que de dejar todo abierto necesitaremos aumentar la potencia y con eso el consumo de energía. Mantener las habitaciones cerradas también permitirá que se calienten antes y que podamos regular mejor la temperatura. 

Ahorrar electricidad en verano

En este caso el enemigo a combatir es el calor y el acondicionador de aire nuestro caballito de batalla. El primer consejo en este punto es no escatimar gastos en el aparato de aire acondicionado y buscar un aire de Clase A, que consumirá un 50% menos que otros, los acondicionadores de ventana son los peores, así que a olvidarlos.

Además, también conviene mantener la casa en penumbra, si es posible claro, ya que así evitaremos que el calor entre. Abrir las ventanas en las horas de menos calor, especialmente de noche, para así tratar de generar corriente, aunque la verdad es que en nuestro país hace siempre calor, pero cuando es posible hacer esto, hagámoslo. Una temperatura de entre 24º y 25º es suficiente para refrescar el ambiente. Importante también comprobar que los filtros del acondicionador están limpios.