Acero inoxidable, el nuevo elemento decorativo para tu hogar

Higiene, seguridad y durabilidad, son sólo algunos de los beneficios de este noble material, ahora, añadimos estética a su lista de propiedades. El acero inoxidable está cada vez más presente en las cocinas de nuestros hogares. No solamente en las mesadas de trabajo sino, incluso, en los electrodomésticos de gran porte como refrigeradores, cocinas o de menor tamaño como un destaque, en el caso de las tostadoras o licuadoras, entre tantos electrodomésticos pequeños y los detalles como en los herrajes, en los salpicaderos, repisas e incluso en artefactos luminosos para el ambiente.

¿Por qué este material?, por su versatilidad, durabilidad e higiene. El acero inoxidable, al ser un material sin poros, las bacterias no se adhieren a su superficie. Es fácil de mantener, de limpiar siempre que utilicemos los productos adecuados a dicho material. Basta pasarle un trapo suave con detergente por su superficie, enjuagar y secar con un trapo de algodón y listo. Y como bono, es un material que aguanta los cambios de temperatura y el peso.

La tendencia en cuanto al acero inoxidable es el color negro por su elegancia, sobriedad y sofisticación, una combinación que viene para quedarse. Pero el negro no es el único amigo del acero inoxidable, también contamos con el vidrio, las maderas en tonos naturales o lacados.

A la hora de la iluminación, hay que tener en cuenta el rebote de la luz sobre este material, a la hora de posicionar nuestros artefactos lumínicos hay que prever que no sea directamente encima del acero inoxidable ya que la luz puede reflejarse sobre este material si es que no cuenta con un acabado opaco o si existen varias aplicaciones de este material en el ambiente. Por lo general se aconseja que la luz general del techo caiga sobre el suelo y la utilización de enicimeras con los lineales de LED que tan de moda se encuentran.

Y por último, a la hora de decorar con este material, sea dentro o fuera de la cocina, los expertos recomiendan un color de pintura neutra para las paredes; ya sea en tonos cálidos o fríos. Los colores a considerar incluyen la cáscara de huevo, canela, crudo, verde musgo, amarillo pálido o incluso un tono débil de azul fresco. El acero resaltará en ellos.

Déjanos tu comentario