9 reglas a la hora de visitar a un recién nacido

Este no es el momento para caer de visita sin anunciarse, disculparse por tu niño que tose y tose o pedir una taza de café. Si en verdad valoras y querés mantener esa amistad con la nueva madre, seguí estos consejos a la hora de visitar a un recién nacido…

1. Programá tu visita por adelantado, y no presiones a las madres que no están listas para recibir las visitas

Cada madre es un mundo diferente, pero todas coinciden en que necesitan tiempo de conexión, de descubrimiento con el nuevo integrante de la familia antes de presentarlo en sociedad. Hay que saber respetar ese tiempo, sea cual fuere y simplemente preguntar si ya están listos para recibir visitas. Si la respuesta es negativa, dale su espacio, unos días, una semana y volvé a preguntar si pueden llegar a conocer al nuevo bebé de la casa.

2. Considerá el horario de la madre y sé puntual

Cuando un bebé recién llega al hogar, los tiempos cambian, ser mamá es un trabajo de 24 horas, intenso y agotador. Si la madre ha aceptado que vayas de visita, por favor, hay que ser puntual, ni temprano ni tarde, simplemente, puntual.

3. No te quedes demasiado tiempo

Por lo general las madres más experimentadas, avisan por adelantado que la visita es de tiempo limitado, pero aún si no te lo dicen, deberías de planear una visita corta y dulce. Por lo general, una hora es más que suficiente, a no ser que la madre te pida que te quedes por más tiempo.

4. Llevá comida

No llegues con las manos vacías a la hora de ir a la casa de un recién nacido. Habitualmente, las nuevas madres, no tienen tiempo para salir de compras, cocinar o ¡hasta comer como se debe!. Comida casera siempre es bienvenida o algo de su confitería favorita, si es posible en envases descartables para que no se tenga que preocupar por devolver el Pirex o tupper.

5. Lavate las manos antes de pedir alzar al bebé

Aunque estés viendo al bebé más irresistible del planeta, aunque recientemente te hayas lavado las manos, mejor lavátelas de nuevo antes de pedir permiso para tocar al bebé. Recordá que toda madre es un poco celosa por su recién nacido y si ves que se pone inquieta, mejor devolvele al bebé.

6. Ofrecele tiempo a la mamá para que se de un baño o tome una siesta

Si eres cercana a la mamá en cuestión, le podés ofrecer cuidar al bebé mientras ella se baña o toma una siesta para recargar energía. Si no acepta, no te preocupes, simplemente no le insistas.

7. Sólo decí que “no” si la nueva madre te invita algo para tomar o comer

Estás ahí de visita y para ayudar, no para darle más trabajo a la nueva mami, si tenés sed podés levantarte y servirte un vaso de agua.

8. No lleves a tus hijos a visitar a un recién nacido, a no ser que estén sanos

Lo más probable disfrutarás más de tu visita sin los niños corriendo de aquí para allá e interrumpiendo a cada instante la conversación. Y por favor, si el día que vayas de visita tu hijo despierta con fiebre o tos, pedí un cambio de día de visita. También es importante considerar, que si tu hijo va de visita, no todas las madres están a favor que un niño levante en brazos a su recién nacido, así que hay que saberles explicar esto a los niños para que entiendan y no insistan.

9. No des consejos que no sean solicitados

Si la madre te pregunta acerca de la leche materna, los horarios para dormir, el postparto por supuesto, debes responder basada en tu propia experiencia, pero si no… guardate tus comentarios. Este tiempo es de la nueva madre, así que lo mejor es guardarse todos los comentarios a no ser que hayan sido solicitados.

Déjanos tu comentario