Mascarilla facial casera: 3 recetas para hacer hoy

Diversos factores pueden ser responsables de los cambios bruscos en la piel. Entre ellos, los trastornos hormonales, la alimentación y la temperatura ambiente son los principales. Por lo tanto, una solución para paliar estos cambios es invertir en una buena mascarilla facial casera.

 

Crear tu propia mascarilla es ideal para quienes no quieren arriesgarse a comprar un cosmético o prefieren alternativas naturales. Por esta razón, hemos seleccionado recetas de mascarillas faciales económicas y prácticas para que las prepares en casa. 

Mascarilla facial exfoliante

La mascarilla facial elaborada con café y miel tiene una acción exfoliante, además de hidratar la piel y cerrar los poros.

 

El café es rico en vitamina B, excelente para mantener la piel fresca. De tal manera que el ingrediente también tiene principios dermatológicos probados. Además, actúa como protector cutáneo, estimula la producción de colágeno y elastina. La miel, además de ser rica en radicales libres, es un gran tratamiento para el acné, ya que es capaz de absorber impurezas y depurar los poros. Por lo que ayuda a reducir significativamente las cicatrices y la inflamación que dejan los temidos granitos. Para hacer la máscara, sigue el paso a paso:

 

1 cucharada de miel;

1 cuchara de café

Mezclar hasta formar una pasta;

Aplicar sobre el rostro con movimientos circulares;

Déjalo actuar durante 5 minutos;

Retirar con agua helada.

Usar café con miel promoverá la exfoliación e hidratación que necesita tu piel. Esta mascarilla facial casera es apta para todo tipo de pieles. Sin embargo, aplicar preferentemente en las zonas más aceitosas y propensas al acné, y tener cuidado de no dañar las zonas secas. 

 

Mascarilla blanqueadora 

El arroz tiene antioxidantes naturales, como la vitamina C, A, y una serie de otros nutrientes, que ayudan a reducir la acción de los radicales libres, responsables del envejecimiento prematuro y otros daños a las células del cuerpo. Además, la mascarilla facial de arroz actúa como astringente, antioxidante, cicatrizante, calmante y refrescante.

 

Por tanto, es capaz de aliviar las zonas irritadas, mejorar la circulación sanguínea en la región, reducir las imperfecciones y arrugas, tonificar la piel, exfoliar y aliviar los síntomas de enfermedades como el acné y otras inflamaciones. Así, todas estas ventajas ya se pueden sentir en la primera aplicación de esta mascarilla facial casera. Cómo hacerlo:

 

Triturar el arroz;

Tamizar hasta obtener una harina fina;

Mezclar con leche, agua o jabón líquido facial hasta formar una pasta;

Dejar actuar en el rostro durante 20 minutos;

Retirar con agua helada.

Un consejo es moler una buena cantidad de arroz y guardar el polvo para usarlo una vez a la semana.

 

Máscara hidratante casera

La hidratación casera para tu rostro es uno de los beneficios que aporta el plátano a tu piel. Porque esta fruta tiene una gran cantidad de nutrientes esenciales, además de vitamina C y B6, que juega un papel vital en el mantenimiento de la integridad y elasticidad de la piel.

 

Elija una banana madura;

Amasar hasta obtener una pasta;

Agrega un poco de crema y mezcla;

Aplicar una capa en la cara;

Deja reposar durante 15 minutos;

Retirar con agua fría para activar la circulación sanguínea