5 tips para decorar tu habitación

Tu dormitorio es tu espacio más personal del mundo, ya que es donde descansas, disfrutas de los momentos más íntimos o donde puedes pasar tiempo en paz. Incluso a menudo puede ser un lugar para trabajar, ya que cada vez más personas han adoptado la oficina en casa.

Por todas estas razones, es necesario eventualmente renovar estos espacios, ya sea mediante un cambio de mobiliario, textiles o dándole una nueva vida a tus paredes. ¿Quieres ver algunas propuestas inspiradoras?

¡Sigue leyendo!

 

  1. Recuerdos a través de fotos

 

Estamos acostumbrados a tener fotos personales en el salón de la casa, sin embargo, los dormitorios son espacios aún mejores para esto. Las fotos son una forma de inmortalizar momentos y, en un lugar tan íntimo como tu dormitorio, pueden servir para darle un toque emocional y personal al entorno. También son un recurso muy sencillo para decorar las paredes con imágenes en blanco y negro o en colores que sin duda le darán un excelente efecto a la decoración.

 

 

  1. Combinación de colores

 

Una habitación donde reina el blanco se puede percibir como un espacio donde la iluminación aporta más amplitud, algo que es muy recomendable si el espacio es pequeño. Sin embargo, un dormitorio que incorpora colores intensos puede aportar una dosis extra de energía y vitalidad.

La combinación de colores es algo que debe hacerse con cuidado, ya que siempre es importante pensar en armonizar la decoración para que el ambiente luzca perfectamente acogedor. Un buen ejemplo es la decoración que contrasta tonos claros y oscuros, que pueden jugar un papel interesante en la decoración, siempre que la iluminación esté bien distribuida y los elementos denoten comodidad.

 

 

  1. Empapela tus paredes

 

Si buscas una opción práctica y económica para dar nueva vida a tus paredes, el papel pintado es perfecto. Existe una amplia variedad de diseños y colores con los que podrás poner en práctica toda tu creatividad para imprimir una decoración con mucha personalidad.

 

  1. Ladrillo visto

 

Esta opción, que hace unos años era prácticamente inimaginable para un dormitorio, se está volviendo cada vez más común en los ambientes modernos. Una pared de ladrillos a la vista es ideal para las personas que aman la estética industrial. También se pueden utilizar en dormitorios que busquen un aspecto más rústico, donde este tipo de material se puede utilizar como el protagonista principal de la decoración.

 

 

  1. Decora con espejos

 

Si el dormitorio tiene poca superficie pero tiene colores claros, puedes usar espejos para decorar tus paredes con estilo y un gran truco para reflejar la iluminación y crear sensación de profundidad.