5 Razones para cocinar en casa y evitar gastos

¿Acostumbrás comer fuera de casa? Sin una organización previa, una rutina llena de compromisos puede acabar obligándonos a comer fuera de casa más veces de lo que esperamos y nuestro presupuesto nos permite.

Obvio que es mucho más práctico no tener que hacer compras o pensar en lo que hacer, no necesitás ni lavar por platos, pero todo eso cuesta dinero y mucho más de lo que nos podemos imaginar. Hay que recordar que en los precios del menú (agua, luz y gas…) y el precio de los servicios prestados allí (chef, mozos y auxiliares). Entonces que no te pagar caro por un plato que podría ser mucho más barato.

Salir a comer fuera de vez en cuando no es un problema, siempre se puede hacer una excepción como para celebrar una fecha especial y cosas así. El problema es cuando las idas al restaurante o el delivery se encajan en nuestra rutina y se convierten en costumbres. Algo que a la larga es un peligro para el equilibrio de tus finanzas.

Es siempre más caro comer fuera que cocinar en casa. Por más que el lugar escogido tenga un precio amigable, aún así te sale un chiqui más caro. ¿Qué tal cambiar los hábitos y empezar a cocinar? No hace falta cocinar todos los días, podés cocinar solo un día, preparar la comida para el resto de la semana y guardarlos en el congelador.

Veamos 5 tips para ahorrar dinero cocinando en casa:

1) Valorizar los momentos en la cocina

Es importante convivir lo más que se pueda con aquellos que amamos. Lo ideal es que tu familia piense igual. Si no los tenés cerca hacé los posible para aprovechar los momentos en los que están juntos. Comer en casa normalmente acaba siendo más saludable que comer fuera.

2) Cociná en familia

Aunque tu familia sea chiquita, estar todos juntos es siempre bueno. Acostumbrales a que te ayuden a cocinar, cortar verduras o lavarlas, y a que se sienten todos a la mesa, lejos de la tele a la hora de la comida y claro que sea un momento en el que no se hable de problemas.

3) Buscá recetas y hacé comidas nuevas

Ojo comer en casa no significa comer comida congelada de esas del súper. Visitá sites de recetas e intentá hacer en casa.

4) Incentivate

No hagas de la cocina una obligación. Aprovechá para relajarte y tomá la cocina como una terapia, funciona muy bien y además es divertido.

5) E incentivá a todos

Después de encontrarle la gracia a la cocina, va a ser un placer, y aprovechá y enseñale a los chicos a divertirse cocinando y aprendiendo, que sea tipo un legado que les vayas dejando.
Y esto es válido tanto como para vos mujer, como para tu marido o pareja, tomenlo como una responsabilidad compartida, pero encarenlo como algo placentero.

Déjanos tu comentario