5 ejercicios para mejorar el equilibrio de los niños

Es posible mejorar el equilibrio de los niños con algunas actividades muy sencillas. Ayuda a los niños a ponerlos en práctica en casa y en la escuela. Algunos, además de ser útiles, ¡son tremendamente divertidos!

 

Los ejercicios para mejorar el equilibrio de los niños ayudan a mantener la estabilidad y a mantener una postura adecuada. Para ser eficaz, debe practicar la estática y el movimiento, con los ojos abiertos y cerrados. El desarrollo de habilidades motoras más complejas depende del buen desarrollo de esta habilidad. A continuación, te presentamos algunos ejercicios que se pueden desarrollar con niños de diferentes edades:

 

Los ejercicios más efectivos para mejorar el equilibrio de los niños

  1. Equilibrio sobre un pie

Haz que el niño tenga un pie en el piso y el otro en una tabla. Esta es la actividad más simple para mejorar el equilibrio en un pie y se puede modificar para hacerlo cada vez más difícil. Por ejemplo, en lugar de una superficie estable como un taburete, sustitúyelo por una pelota para que al niño le resulte más difícil mantener el equilibrio.

 

 

  1. Tabla de equilibrio

Una tabla de equilibrio es una superficie de plástico o madera que se apoya en una forma curva. Con un pie en cada extremo de esta tabla, el niño debe intentar mantener el equilibrio. El hecho de poder quedarse solo unos pocos seguidos sin tocar el suelo será un gran logro para el niño.

 

  1. Caminando entre cintas

Pega dos filas de cinta de colores al piso para simular una barra de equilibrio. Para los primeros intentos, coloca las cintas a 20 cm de distancia para que el niño tenga un margen más amplio.

 

Luego, para aumentar el nivel de dificultad, deja solo 10 centímetros entre ellos. El niño debe caminar en el espacio libre entre las cintas y, si toca una de ellas, debe regresar al inicio del camino.

 

Cuando el niño haya superado este desafío, coloca una barra de madera en el suelo. Para evitar posibles accidentes, coloca almohadas a los lados para que el niño no se lastime si se cae.

  1. Rayuela

Este juego tradicional es un ejercicio maravilloso para mejorar el equilibrio de los niños y pasar un rato divertido con la familia. Dibuja la rayuela con líneas o tiza y desafía a tu hijo a saltar a todos los cuadrados con un pie. Puedes hacer variaciones de este juego: saltar por encima de algunas de las casas, recoger una piedra colocada sobre una de ellas, etc. Utiliza tu creatividad.

 

 

  1. Equilibrio de trampolín

Desafía a tu hijo a pararse sobre un pie en un trampolín. Para exigir más, puede caminar mientras el niño intenta mantener el equilibrio. Esta es una actividad adecuada para el desarrollo físico y también puede ser muy divertida.