10 ideas para ser una mejor madre este 2018

No nos vemos como esas madres de Instagram con la casa impecable y los niños sonrientes sin una mancha de tierra siquiera, al contrario nuestros niños se pasan llamándonos la atención a cada instante y ahora que están de vacaciones, limpios y de punta en blanco es algo que simplemente es casi imposible de lograr.

Pero el mundo no se acaba aquí queridas madres, hoy les recuerdo algunos consejos para ser esa mamá que toda criatura espera tener.

1. Dejá de lado el celular, por lo menos por un rato del día

Siempre estamos restringiendo el uso del celular, la tablet, la computadora a los niños, ¿y nosotras? sin darnos cuenta a veces le dedicamos más atención a estos elementos que a nuestra propia familia. A lo largo de la historia, lo que todo niño/a siempre ha querido es atención. Tan simple como eso y a veces tan difícil como eso. Así que, cada día dedicale tiempo y atención a los niños de la casa, que se den cuenta que estás ahí para ellos y no para tu celular o tecnología de turno.

2. Tomate un tiempo para vos

¿Te sentís agotada, cansada, con ganas de dormir tres años? Se entiende. Manejar la casa, las comidas, la ropa limpia, los niños, las mascotas, el trabajo, no es sencillo, por más ayuda que se tenga es simplemente agotador. Haz una pausa y tomate un tiempo libre sólo para vos. ¿Te hace falta ir a la peluquería? ya no esperes más, tomate un tiempo, recargá tus baterías, relajate por lo menos una vez a la semana, ese momento para vos se traducirá en mejor tiempo con la familia.

3. Aligerá la carga

A lo mejor el calendario de tus hijos está muy cargado. Es bueno que salgan a socializar, a aprender un nuevo deporte o pasatiempo. Pero no es necesario llenarles de actividades fuera de la casa en donde te pases gran parte del tiempo como chofer y espectador. Aligerá la carga, a veces también es bueno pasar tiempo en casa compartiendo con toda la familia.

4. Prestá atención a lo que te dicen

“Pará la oreja”, los chicos pueden hablar y hablar y a veces, hay que reconocer, aturden, pero, si escuchamos lo que nos cuentan, lo que comparten con nosotras, no sólo estamos conociendo más a nuestros hijos sino que también estamos creando un lazo, una conexión que con el tiempo inspirará a tus hijos a confiar y recurrir a vos ante cualquier tipo de eventualidad. Prestar atención a los hijos, no tiene precio.

5. Preguntas y respuestas profundas

No te limites a preguntarles, “¿qué tal el cole hoy? eso sólo hará que te den una respuesta corta de “bien o mal”, es mejor que le preguntes cosas en las que ellos tienen que elaborar una respuesta y que ésta lleve a más preguntas de tu parte. Haciendo que así, se fortalezca la confianza entre ambos.

6. La perfección no existe

Hoy en día lo ideal es dejar de lado la comparación con otras familias. Dejar de lado la búsqueda de la perfección y empezar la búsqueda de la felicidad. A la hora de la verdad, no existe mamá perfecta. Todas tenemos nuestros puntos positivos y los no tan positivos. Una vez que decidas dejar de ser “perfecta como te parece que la vecina es” vas a poder enfocarte en lo que hace feliz a toda tu familia y el estrés se reducirá de manera impresionante.

7. Palabras positivas que inspiran

En un mundo moderno donde por lo general reina el “no”, empecemos a decir más veces “sí”, las palabras positivas tienen mucho poder, pueden mover montañas. Elijamos frases que hagan que nuestros hijos se sientan bien consigo mismos, orgullosos de quienes son y enseñémosles desde pequeños que pueden lograr todo lo que quieran en esta vida con amor y respeto hacia el prójimo.

8. Dejá de hacer todo por tus hijos

Lo único que estás haciendo al hacer todo por ellos, es criar niños que no saben hacer nada por si mismos. Ser una buena madre es ser una guía, un ejemplo a seguir. Dales responsabilidades según la edad que tienen, pueden ayudar a retirar los platos de la mesa, ayudar a tender la cama o dar de comer a las mascotas. Guíales a lo largo de su crecimiento pero no hagas las cosas por ellos, enséñales a hacer por si mismos. Es el mejor regalo que le podés dar.

9. Una vez a la semana conectacte con tus hijos

Un día a la semana hagan algo especial, puede ser, salir a caminar por el barrio, ir a visitar a alguien, quizás andar en bicicleta en el parque. Algo que todos disfruten y que a la larga cree un sin fin de recuerdos para toda la vida.

10. Pedí ayuda

Aunque nos gusta pensar que somos la mujer maravilla, seamos honestas, no lo somos.  A veces ser mamá se puede sentir más como un trabajo que un placer. Si te sentís muy atareada con todas las cosas que tenés entre manos, pedí ayuda, sea a tu pareja, tu mamá, tu amiga, a quien sea de confianza. No es malo pedir ayuda. Para eso estamos en esta vida, para ayudarnos mutuamente.

Déjanos tu comentario